26 jul. 2016

Arequipa

El imponente Misti visto desde un barrio de Arequipa.


La segunda ciudad más poblada del Perú, vive tutelada constantemente por el Misti, un majestuoso volcán que supera los 5.800 metros de altitud. Además de poseer una incomparable belleza en su centro histórico colonial, Arequipa es la principal puerta de entrada al Valle del Colca. Pasear por sus calles empedradas en un tranquilo domingo por la tarde es un verdadero lujo: no hay apenas tráfico, a diferencia de los demás días de la semana.
La luna llena agrega su luz a la iluminación de la Plaza de Armas de Arequipa.
A unas cinco horas de Arequipa se halla el pueblo de Chivay, el primero que uno se encuentra en su entrada al Valle del Colca, una deslumbrante maravilla natural que alberga el Cañón del Colca, el de más profundidad del mundo. Puede que sus vistas tengan menos colorido que el del Colorado, pero no le van a la zaga en espectacularidad.

If you fall down the canyon, try and grab the cactus!
Lo normal para llegar a esta parte del mundo es subirse a uno de los tours guiados. Los hay de un solo día (hay que levantarse muy temprano para llegar al valle y regresar esa misma noche a Arequipa). La mayoría de los visitantes optan por el tour que incluye noche en Chivay, y mi recomendación es hacer esto y pasarse unas cuantas horas en las Termas de La Calera, que son muchos mejores en todos los aspectos que las de Aguas Calientes, el pueblo que ha sido torpemente rebautizado como Machu Picchu Town.

Camino de Pata Pampa
Spot the condor!
Para llegar a Chivay desde Arequipa hay que cruzar un altiplano en el que se ven muchas vicuñas, y superar Pata Pampa, un paso entre montañas superior a los 5.000 metros de altitud. Las vistas, naturalmente, son impagables.

Llagas abiertas en la tierra, preludio de cataclismos y fuertes alteraciones geológicas.
Valle del Colca, vista de un tramo anterior al Cañón del mismo nombre.
El tour incluye visitas a los pueblos en la margen izquierda del Valle, como Yanque, Achoma, Maca o Pinchollo. En Achoma puede verse con claridad cómo actúan las fuerzas de la naturaleza en esta parte del mundo. Varias gigantescas grietas permanecen claramente visibles en la ladera de las montañas del Valle allí donde se encuentra la línea de una falla geológica que lo cruza.

Una vicuña curiosa se separa del rebaño.




El Misti, visto desde otro ángulo en la ruta hacia el Valle del Colca.
El tour suele alcanzar su meta en la llamada Cruz del Cóndor, un impresionante mirador sobre el abismo del Cañón. El consorcio gubernamental Autocolca se encarga diariamente de soltar carroña de animales muertos en las cercanías del mirador para que los cóndores hagan las delicias de los turistas. Si no interfirieran con la naturaleza, posiblemente muchas de esas aves emigrarían a otras partes de forma natural. Es una manera en parte artificial de mantener a diario el anzuelo (con una buena carnada) con el que mantienen la industria turística, en un modelo que yo preveo difícil de sostener a largo plazo si sus responsables no efectúan cambios sustanciales.

Because too many volcanoes are never enough... Sabancaya erupted last in 2003. Scary!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Your words count - Tus palabras cuentan - Les teues paraules compten

Posts més visitats/Lo más visto en los últimos 30 días/Most-visited posts in last 30 days

¿Quién escribe? Who writes? Qui escriu?

Mi foto
Ngunnawal land, Australia